martes, 18 de junio de 2013

PREVENCION DEL DELITO TRIBUTARIO Y DEL DELITO CONTABLE EN EL PERU .......PRIMERA PARTE



PREVENCION DEL DELITO TRIBUTARIO Y DEL DELITO CONTABLE  EN EL PERU

EL DELITO TRIBUTARIO
Jurídicamente, el delito tributario, Se concibe como  toda acción u omisión co- metida por el contribuyente u obligado  que viola dolosa  y  premeditadamente las  leyes y normas  tributarias, quien valiéndose de artificios, engaños, ardid u otras formas fraudulentas obtiene  un beneficio personal o para terceros.

Hasta el 19 de Abril de 1996, los Delitos  tributarios y  en  especial  el  Delito de defraudación Tributaria se encontraba contenido en  la sección II del capítulo II del Título XI del libro  Segundo del Código Penal  cuyo TUO. fue  aprobado  por el  Decreto Legislativo Nº 635 promulgado el  03  de Abril  de  1991.

Los  artículos  268  y  269  de  dicho  cuerpo  legal  regulaban  jurídicamente  el delito  de  defraudación  tributaria :  sin embargo,  no  contenían  atenuantes  ni agravantes  del  citado  “ilícito”. Asimismo,  las modalidades del delito tributario, eran repetitivas del tipo base

Estos artículos del Código Penal, fueron derogados por el Decreto Legislativo Nº 813 vigente a partir del 21 de Abril de 1996

Con  las  facultades conferidas por la  Constitución  política, a  través del Poder Legislativo, el  Poder  Ejecutivo, mediante  Decreto  Legislativo Nº 813,  deroga los  artículos  referidos  del  Código  penal para otorgar un tratamiento integral y ordenado  del  delito  de  defraudación  tributaria  a  través de una  Ley especial penal tributaria que legisla a la fecha sobre la materia

             
             EL BIEN JURIDICO PROTEGIDO

Habiendo entrado en materia, es preciso y pertinente contraer el resumen de lo  que  significa   el   ente  que   es  considerado  como   víctima  de  la  lesión jurídica  y  material  en los actos dolosos tributarios.

De  acuerdo al análisis y conceptualizaciones al respecto por los  tratadistas, el Bien jurídico: está  constituido  por  un  bien o una  situación o  hecho valorado positivamente.  La situación comprende no solo  objetos, sino también estados y  procesos.   Un  bien  es  jurídico  por gozar de  protección jurídica. Y ésta es  prueba suficiente para la valoración positiva de la situación.

El  concepto  de  bien  jurídico  tiene una  relación  entre  una  persona  y  una situación  ( comprendida  en  el  interés  y valorable  positivamente ),  pero  sin imponer  la  función  de  designar  a las fuentes de estas relaciones valorativas (vida, cultura, ordenamiento constitucional)
Hoy  en día  el  bien  jurídico  penal  predica sus fundamentos  bajo  un Estado de  Derecho  social  y  democrático,  que   por  su   naturaleza   permite  una  revisión constante  de  los  bienes jurídicos. En  esta línea la  categoría del bien jurídico  pasa  a  ocupar  su  puesto  de   límite  y  garantía  dentro del  Derecho  penal.  No  debe  olvidarse  que  los   bienes   jurídicos   expresan  condiciones necesarias   de   realización   del   ser  humano,   esto   es,  valores   que    la  sociedad  ha  asumido  como  valiosos  para  su  sistema  de convivencia: vida, honor,  intimidad personal,  libertad, etc. Y  los protege prohibiendo su afección.
Así,   en  el  caso  de los delitos tributarios, resulta necesario rechazar el errado camino  que  se  trata de una figura patrimonial donde la fuerza del tipo legal se encuentra  en  el comportamiento fraudulento (ánimo de defraudar), como en las estafas  ( Ley Penal Tributaria,  Art. 1.- El  que,  en  provecho  propio  o  de un  tercero,  valiéndose   de  cualquier   artificio,  engaño,  astucia,  ardid  u otra forma   fraudulenta,   deja   de   pagar   en   todo  o  en  parte   los  tributos  que  establezcan las leyes,").  Con  la  precisión  de  la  naturaleza  del  bien  jurídico  se  evitará confusiones y una mayor efectividad de la

      LEY PENAL ESPECIAL TRIBUTARIA  D.LEG. 813

La  tipología que configura  el delito tributario es la “defraudación tributaria”, la norma  en mención,  en su primer artículo precisa como tipo base del delito tributario el siguiente:

“El que en provecho propio o de un tercero, valiéndose de cualquier, ardid, artificio, engaño, astucia, u otra forma fraudulenta, deja de pagar todo o en parte los tributos que establecen las leyes, incurre en comisión de  “delito de defraudación Tributaria”

Las  modalidades  de  defraudación  según  el  artículo  segundo  de la norma referida a la conducta dolosa tributaria, determina lo siguiente:
a)Ocultar,  total o parcialmente, bienes, ingresos, rentas o consignar pasi-vos total  o  parcialmente  falsos  para  anular  o reducir el tributo a pagar.
b)   No  entregar  al  acreedor  tributario  el  monto  de  las  retenciones  o percepciones de tributos que se hubieren efectuado, dentro del plazo que para hacerlo fijen las leyes y reglamentos pertinentes.  
Para este caso, la  Pena a imponer es de 05 a 08 años de pena privativa de la libertad y con 365 a 730 días multa.

ATENUANTES DE PENAS EN EL DELITO TRIBUTARIO                   
 
La norma en su artículo tercero respecto al tipo atenuado del delito, expresa:   El  que mediante  la  realización  de  conductas  descritas  en  las  modalidades anteriores 1 y 2 deja de pagar tributos a su cargo durante un ejercicio gravable, tratándose de liquidación anual, o durante un período de doce meses. Tratándose de tributos de liquidación mensual, por un monto que no exceda de cinco UIT vigentes  al inicio del ejercicio o del último mes del periodo.  La Pena Impuesta es de 02 a 05 años de pena privativa de la libertad y con 180 a 365 días multa.
         
 AGRAVANTES DEL DELITO Y PENAS TRIBUTARIAS  
El artículo cuarto de la norma en autos, referida al “tipo autónomo del Delito”, determina los siguientes agravantes:
a).  Se  obtenga  exoneraciones  o  inafectaciones,  reintegros,  saldos  a  favor, crédito fiscal, compensaciones, devoluciones, beneficios o incentivos tributarios simulando la existencia de hechos que permitan gozar de los mismos.

b).Se simule o provoque estados de insolvencia patrimonial que imposibiliten el cobro  de  los  tributos  una  vez  iniciado  el  procedimiento  de  verificación  y/o fiscalización.  La Pena Impuesta es de  08 a 12 años de pena privativa de la libertad  y con 730 a 1460 días multa.
La indebida  obtención  de  beneficios  fiscales, dejando  de  pagar   tributos. corresponde a  un fraude en la etapa de recaudación del tributo y no en la etapa de liquidación del mismo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario